miércoles, 19 de abril de 2017

MENSAJES SUBLIMINALES

¿Os podéis hacer una idea de cuántos mensajes subliminales percibimos sin por supuesto, percatarnos de las intenciones del emisor?

Ayer, mis compañeras de clase comentaban un vídeo que se había hecho viral y que aún no había llegado a mis ojos. No dudaron en recomendármelo, y yo, no tardé en buscarlo. Tras verlo, me ha parecido digno de compartir y si hay posibilidad, comentarlo en clase.

Primero, quiero agradecer el corto, protagonizado por Alicia Rodenas Sánchez el cual, recoge las frases a las que nos vemos expuestas concretamente las mujeres a lo largo de nuestra vida y, que quizás, vistas de forma aislada nos pueden parecer hasta inocentes pero, si hacemos una visión progresiva y global resulta estremecedor y de lo más preocupante. ¿Somos conscientes al pronunciarlas de su trasfondo y de la repercusión inconsciente sobre el receptor?

Estamos taaan condicionados socialmente que nos exigen actuar según lo que se espere de nosotros, ¿eres una niña? sé modosita, educada, estudiosa y arréglate entre otras, ¿eres un chico? tu princesa está esperándote en una interminable torre o en un profundo sueño que únicamente podrá finalizar con un "romántico beso".

Desgraciadamente, la mayoría nos habremos topado con algunas de las 100 frases machistas que esta chica de tan solo 17 años ha recopilado en tan solo 5 minutos en un cortometraje titulado "Ahora o nunca" en alguna ocasión. En él como os adelantaba, se muestran frases "cotidianas" que incoscientemente imponen roles de género desde la infancia y que se van incrementando y agravando en la adolescencia y madurez. Este vídeo pretende concienciar sobre la violencia de género, y hacer ver que el maltrato, no tiene por qué ser exclusivamente físico.


Aquí, os adjunto el enlace del vídeo:

Precisamente, su publicación nos ha permitido ver la extrema necesidad que tenemos de encarar este problema, porque en vez de reconocer la dura realidad que hemos ido construyendo granito a granito, buena parte de los comentarios han sido despreciativos en relación a que se acusa a las mujeres que reclaman libertad e igualdad hacerse las víctimas y no aceptar ni "halagos". Os dejo algunas muestras de las reacciones de algunos videntes, y, contaros que, los comentarios han sido desactivados debido a su contenido denigrante.

Personalmente, me parece de lo más serio, y creo que deberíamos cuidar la educación intencionada y no intencionada, puesto que, no solo se aprende entre cuatro paredes y, vivimos en un entorno muy alejado del adecuado.

Buenas noches, Sara Roldán Arcos.


martes, 18 de abril de 2017

VALORA TODO LO QUE TE RODEA

Aprovechando que me vi la película de Captain Fantastic hace ya muchos meses y Pilar nos la ha recomendado voy a intentar transmitir todo aquello que me transmitió.

Realmente, ¿somos unos egoístas? Hoy en día no sé cómo podemos vivir en nuestro entorno, cada uno aislado de lo que pueda pasar fuera de su círculo cercano. Cada persona es un mundo y cada mundo es diferente. Muchísimas veces me pongo a pensar y creo que soy una egoísta, en el sentido de no apreciar lo que uno tiene. Es triste, pero es así, si no lo reconociese mentiría. Muchísimas veces lo intento cambiar y muchísimas veces lo consigo, pero me encantaría vivir mi vida para los demás al 100 % y dejar de lado mi yo, porque incluso cuando estoy triste por cosas sin sentido, cosas que, en la otra punta del mundo, aquellas personas que no tienen ni un cuarto de lo que tengo yo en mi vida, verían absurdas. Pero el problema es que lo pienso después. Es algo poco a poco se debe trabajar. Tengo la capacidad de valorarlo en la mayoría de veces últimamente ,entiendo que será porque estoy creciendo y por las cosas que una vive a lo largo de su vida, porque está claro que no es la edad que uno tenga si no lo que haya vivido, eso, es lo que verdaderamente nos va a marcar nuestra mentalidad y nuestra forma de pensar.

No veo nada más valioso que el tiempo, la vida y las personas que tenemos cerca. El tiempo se agota, la vida se acaba y las personas se van. ¿Por qué somos “egoístas”? Creo que muchas personas tenemos que valorar el día a día, todo aquello que nos rodea, la suerte que verdaderamente tenemos y dejar de pensar en cosas con las cuales podríamos vivir perfectamente, sin móvil, sin ordenador, sin televisión…Pero, como en la película se muestra ¿Podríamos vivir sin “sociedad”? Yo creo que no, necesitamos comunicarnos, necesitamos conocer a personas, necesitamos conocer mundo y no podemos vivir en nuestra propia burbuja, tristemente en nuestra sociedad nuestra burbuja nos atrapa, pero en el caso de los niños de la película ellos eran “felices” en la burbuja porque estaban todos juntos. Pero, claro, es muy distinto el niño mayor por ejemplo lo pasa muy mal cuando se da cuenta de lo que la sociedad como tal abarca, no sabe adaptarse y por lo tanto decide irse, porque lo necesita, necesita conocer todo aquello que no ha conocido, pero claro es un niño con unos valores muy diferentes a los jóvenes de su edad. ¿Es eso malo? No, claramente no. Hoy en día los jóvenes estamos cada día más ciegos, más estúpidos y más egoístas. 

Creo por ello que una de las cosas más importantes que tenemos que valorar es lo que uno tiene, pero también ser consciente de lo que otros no pueden tener. También debemos tener una mente abierta, no debemos tenerle miedo a nada, debemos arriesgarnos, debemos querer conocer cosas nuevas, debemos aprender a valorar, debemos de compartir cosas con el mundo entero,  y debemos de sobretodo valorar lo que esta vida nos está dejando conocer.

Para mi, la película tiene muchas escenas que destacar por no decir prácticamente todas. A mi me encantó, creo que es de esas películas que te hacen verdaderamente pensar. Aquí os dejo esta escena, acompañada de la canción tan especial del final.


Bona nit. 💜

Fdo: Aldara Diez Pereda

lunes, 10 de abril de 2017

Las personas que nos rodean



Hace unos días leí un artículo en el periódico de Risto Mejide. Sí, de ese señor al que todo el mundo odia sin apenas motivos. No voy a defender sus acciones porque sé que todo el mundo hace cosas mal, y quizás, él, en los programas en los que participa se toma muy en serio su trabajo y su sinceridad puede llegar a ser muy 'brusca' o incluso, 'violenta' para algunas personas.
En primer lugar os pido que leáis el artículo antes que la entrada del blog, para que así lo entendáis mejor.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/opinion/tercer-hombro-5959439?utm_source=twitter&utm_medium=social&utm_campaign=cm


Hoy no vengo a hablar ni de Risto, ni de sus programas, sólo era un breve inciso para hablar sobre el artículo que leí. Me parece maravilloso. De verdad. Hacía mucho tiempo que no leía algo con tanta razón, algo que me hiciese de verdad reflexionar de una manera distinta. En este artículo, habla principalmente de lo que llama 'el tercer hombro', que es aquella persona que tenemos ahí, en nuestros buenos y malos momentos. Al leer este artículo supongo que todo el mundo piensa en alguien, es inevitable... A lo largo de nuestra vida conoceremos a cientos de personas, pero la diferencia está en las que se quedan y las que se van... En ocasiones no valoramos lo suficiente a las personas que tenemos a nuestro lado, aquellas que lo dan todo sin pedir nada a cambio, las que dan incluso lo que no tienen, las que te escuchan aunque hayas dejado de hablar... Deberíamos poner en un pedestal a estas personas, tenerlas ahí toda la vida, pero sobre todo, darnos cuenta ahora y no cuando sea tarde. Y esas personas, esas personas son nuestra suerte.
Para acabar, sólo quiero decir que Risto podrá ser 'de todo', pero nadie me negará la razón que tiene en esto que ha escrito...

Feliz semana santa a todos

-Tamara

miércoles, 5 de abril de 2017

ARCOÍRIS GRIS

¡FELIZ DÍA¡

La semana pasada en clase de Educación plástica tuvimos que ir, por grupos, vestidos de diferentes colores, llevar comida de ese color, pintura, así como un objeto sentimental de dicho color.

A mi grupo nos tocó ir de color gris, ya que la mayoría de colores estaban elegidos. Todo el mundo relaciona el gris con lo negativo, por ejemplo con la tristeza, la negatividad… Es más este color puede llegar incluso a influir en nuestro estado de ánimo ya que en un día “gris”, yo por lo menos, suelo estar más decaída, me da más pereza hacer cosas… Por esta razón decidimos dar un poco de alegría a este color y decidimos ponernos una corona con brillantinas.

Lo que más me sorprendió es que este color no me hizo sentir más apática por el hecho de ir vestida entera de gris, sino que fue como un día normal sin darle más importancia a lo que este color pueda llegar a influir en mi estado de ánimo. Lo único que me “entristeció” más fue que casi no hubiera comida de este color jajaja.



Además gracias a esta idea el ambiente de clase ese día lo note como mucho más divertido y relajado ya que al ir cada grupo de un color la clase era un arcoíris, lo que creo que hizo que la clase fuese más fluida. Al finalizar la clase nos pusimos a pintar un gran papel blanco con gris y para dejarnos llevar y hacerlo sin pensar decidimos dejar a un lado los pinceles y recurrir a nuestras manos para dibujar. Luego para darle más color a nuestro dibujo decidimos pedir pintura al resto de grupos, y con las manos mezclamos todos los colores creando nuestro propio arcoíris gris. 


Realmente mientras pintábamos no pensaba en nada únicamente me deje llevar, y esto me hizo desestresarme bastante, ya que llevaba un día un poco ajetreado y agobiante. Actividades como estas me parecen muy originales y nos hacen que salgamos de nuestros márgenes.

Por último quería contaros que ese día nuestra compañera Laura trajo a su mascota, al principio lo pase un poco mal porque tengo bastante miedo a los perros, pero poco a poco conseguí acostumbrarme y al final era como si no estuviera allí, por lo tanto controlé, en cierta manera, la ansiedad que me provoca estar cerca de un perro.


Además me ayudó muchísimo que mis compañeros entendiesen la ansiedad que me provoca un perro, sea del tamaño o de la raza que sea, e intentaron no acercarse si iban con él, aunque he de decir que era un perrito muy bueno lo cual hizo que yo me encontrase mucho más cómoda. En definitiva puedo decir que fue un día bastante original y divertido.


FIRMADO: PILAR GARCÍA RUBIO 


martes, 4 de abril de 2017

EL PADRE

Ayer lunes, en nuestra clase de Educación Artística, hicimos representaciones de plastilina de objetos que apareciesen en nuestros sueños. Pero bueno de esto os hablaré más adelante porque todavía nos queda trabajo por hacer con este objeto de plastilina.

En la última hora de clase, en la que se queda un grupo pequeño de alumnos y se forma un ambiente muy familiar, mi compañera Paula decidió contarnos algo muy íntimo como es un sueño. Pilar por su parte nos dijo que haríamos una representación del sueño y cada uno de los que estábamos en clase tendría un papel. Paula empezó a elegir los miembros de su sueño: el ego onírico, dos grupos de cinco personas, el padre... En este momento, en la elección del padre, Paula empezó a mirarnos a todos los que quedábamos por elegir. Yo, sin saber por qué, en el momento que nuestras miradas se cruzaron, sabía que me iba a elegir para hacer de su padre. Ella dice que lo hizo sin pensar y fue lo que sintió en ese momento. ¿Quizás ese cruce de miradas sea el causante de mi función en su sueño? No lo sé. No sé por qué fui el padre, quizás mi cara, mi mirada o mi actitud en ese momento le recordase a su padre. No sé. Es todo un misterio.

Cuando cada uno tenía asignado su papel en el sueño, comenzamos a hacer la representación, de la cuál hicimos "dos ensayos". En el primero, supe reaccionar correctamente al momento en que Raquel (ego onírico de Paula) se acercaba a la cama y nos decía a su madre (Elena) y a mí que estábamos en peligro. En cambio, cuando nos dirigimos al coche para huir del peligro me colapse y no lograba recordar lo que pasaba a continuación. Tuve que preguntar a Elena (la madre) y acto seguido miré a mi compañera Sara, con la que tenía que interactúar, y nos entró la risa. En ese momento, me sentí fatal por haber estropeado la representación y el sueño de mi compañera. Pero realmente creo que hice lo que me nació en ese momento, y ante la "auto-obligación" o "auto-exigencia" a mi misma por hacerlo bien, al final salió mal.

En la segunda representación, las cosas estaban más claras para todos y rectificamos esos pequeños errores que habíamos cometido. Finalmente, todo salió bien y Paula quedó contenta con la representación porque se parecía mucho a lo que realmente había pasado en su sueño. Como ya era tarde, la gran mayoría tuvimos que irnos, pero Pilar quería cambiar el final trágico del sueño. Ella adoptó mi papel de padre y cambiaron el final. Por lo que ha contado Sara en la anterior entrada, fue una situación con muchas emociones a flor de piel y en la que todas se dejaron fluir.

Poco más os puedo decir de la clase, pero he intentado relacionar esta función que me fue asignada con el papel de los hombres, en general, en mi vida, y voy a hablar de varias cosas. Durante mi etapa en el colegio la mayor parte de mis amigos eran chicos y tan solo tenía dos amigas de verdad. Solíamos jugar con ellos al fútbol, sentarnos juntos en el comedor y pasar prácticamente todo el día juntos. Recuerdo que uno de ellos, que era el más bajito y débil físicamente, era para mí como un hermano pequeño y sentía la necesidad de protegerle en todo momento. De hecho, he de decir, que a pesar del tiempo y de diversas cosas que sucedieron, conservo su amistad y la de muchos de estos chicos. Por el contrario, al pasar al instituto mi grupo de amigos dio un vuelco y se encuentra formado principalmente por chicas.

Algo que también puede influir en este tema es mi familia. Tengo un hermano, tres años mayor que yo, y cuando éramos pequeños a veces iba a con él y sus amigos a jugar. En esta etapa, todos mis primos eran chicos y siempre jugaba con ellos. Por último, y cómo no, voy a hablar de mi padre. Nuestra relación es muy buena, siempre estamos bromeando y "quinchándonos" el uno al otro, aunque también hay veces que discutimos. Somos muy parecidos, o eso dicen, tanto en aspectos físicos como en la forma de ser. Por ello, a veces chocamos en algunas situaciones. Pero sé que para él soy "su niña" y hace todo lo que sea por mi y por hacerme feliz.

No se si esto servirá de algo pero es lo único que he encontrado de parecido con mi vida y el papel del hombre y del padre en ella.

Buenas noches, ¡que soñéis bonito! 💙

Fdo: Lucía García Ballesteros

MIRADAS TRANSFORMADORAS

Buenas tardes compañeros y lectores. 
👀

Ayer, fue lunes, y tuvimos clase de Educación Artística. Esta vez, personalmente, fue más especial de lo habitual. En general, fue una clase muy variada pero quiero, excepcionalmente, pasar por alto comentar las actividades que realizamos con previedad a las 7:15 pm aproximadamente. En lo que quiero centrarme en esta entrada es, en la parte final de la clase. 

Como siempre, en las últimas horas, el grupo se va reduciendo notablemente, lo que nos permite crear otro ambiente de trabajo más ameno, familiar y protagonista. Y eso es lo que fuimos ayer, protagonistas concretamente de uno de los sueños de nuestra compañera Paula, el cual amablemente fue descrito al grupo. En él, el ego onírico (Paula), se disponía a volver a casa después de estar con una de sus amigas, que la acercó a la parada de autobús en la que ella frecuenta bajarse, al dirigirse de camino a casa, nos contó, que un primer grupo de cinco personas, alterados y nerviosos, corrían en la misma dirección que ella, y uno de los integrantes del grupo, ligeramente conocido por Paula, por ser hijo de uno de los amigos de sus padres, la invitaba a sumarse al grupo para protegerse de algún mal, Paula al no entender nada, confusa, hizo caso omiso, y continuó su vuelta a casa. A continuación, volvió a ocurrir lo mismo, con otro grupo con la misma cantidad de integrantes y con la misma relación de uno de los integrantes con Paula, una cierta amistad indirecta incitada por la cercanía entre dos familias. Este chico, la advertía de que se fuese a casa con desesperación, también corriendo en la misma dirección que ella. Al llegar a casa, Paula empieza a recapacitar la situación, y una vez en la cama, no es que le encajen las piezas, sino que sabe, sin que nadie le haya dicho nada, que un hombre de su urbanización, el cual controla la actividad de sus vecinos supone una amenaza seria sobre la vida de ella y de sus familias. Paula, al ver la luz de su cocina aún encendida de noche, entra en la duda de si apagarla aunque sea un reflejo de que está despierta, o dejarla encendida e intentar pasar desapercibida como si hubiera sido un mero olvido, por lo que opta finalmente mientras va a comunicarle a sus padres la necesidad de irse de casa para salvarse. En la conversación que mantienen, los padres creen y siguen en sus intenciones de huir a su hija, hasta que una vez saliendo del garaje, su padre concretamente, deja de seguir sus indicaciones, y, al ver al hombre sospechoso, bajito y gordo, le pregunta directamente si quiere hacerles daño a lo que el individuo sin emitir palabra, le da un disparo en la cabeza.

Cuando lo contó, me chirriaron un par detalles:
1. ¿Sería Paula hija única?, 2. ¿Por qué quiénes la "advierten" no son amigos cercanos?
El caso es que Paula, sí tiene una hermana, y aún así, no aparece en el sueño, hablamos al finalizar la clase, que quizá al ser Paula la mayor, subconscientemente la eliminó por algún tipo de celo, y la respuesta que me dí a la segunda cuestión, es, que Paula, al despertar, sintió que esos grupos, realmente no querían ayudarla, sino acelerar su vuelta a casa para que allí, en un entorno de control, el hombre maligno pudiera acecharla con mayor facilidad, y por eso, quizás sus amigos más diarios y cercanos son incompatibles con ese papel.

Con este final tan angustioso, Paula tuvo que elegir quiénes de sus compañeros interpretarían los papeles que aparecían en el sueño. Guiándose por sensaciones según lo que la transmitieran, por similitudes físicas, etc. Al principio, tenía dudas de a qué nos llevaría esta escenificación, si tendría que actuar o no y demás. Pero, lo que pretendíamos era entre otras cosas darles forma a esas ideas, a esos miedos, y así, ver más allá de ellos. A mi, Paula me asignó el papel "del malo", no sabía si sería capaz, porque mi personalidad tan risueña era completamente antagónica a lo que inspiraba aparentemente este hombre, aún así, estaba emocionada en participar, y en aportar mi grano de arena, y quizás con mi particularidad, mostrar cosas ocultas que la imagen que teníamos previa no nos dejaba ver.

En una primera escenificación, sentí que la camiseta que llevaba, como amarillo mostaza, no me dejaba adentrarme en ese hombre que debía ser amenazante, y una vez, con mi compañera Lucía en frente, que protagonizaba al padre de Paula, nos entraba la risa. 

En la segunda, tuve la necesidad real de coger una chaqueta oscura, negra, que me inspiraba miedo, para poder concentrarme en ella, y sentirme más "yo". En esta ocasión, grupal e individualmente, sentí mucho progreso y mejora. Se silenciaron las risas, y perfeccionamos nuestros lugares y tiempos.

Tras esta "toma", ya a las 8:30 pm., la mayoría necesitaron irse y nos quedamos Raquel, la que hacía de Paula, Paula, nuestra profesora Pilar, y yo. Con este problema numérico, Pilar sintió que debíamos transformar este final tan fatídico, y nos dejamos llevar por la improvisación en una tercera escenificación del momento final.

Llegaba el momento, Paula (Raquel) le decía a su padre (Pilar) que ese hombre que tenían en frente era el que quería matarles, el padre previamente habría preguntado, y ahora, Pilar, tendría que decidir. Yo, me sentía en sus manos, intentaba transmitirla con toda la fuerza con mi mirada que no tenía que temerme, que no era dañino. Fueron unos minutos muy intensos, no os podéis hacer una idea (mínimo invertimos 2 minutos sin quitarnos la mirada de encima). Yo estaba de rodillas, frente a ella, pero empecé a sentir como un cosquilleo en las manos (os lo prometo) cuando justo, Pilar, se arrodilló en frente de mí me agarró las manos y nos abrazamos. Fue una especie de reconciliación, de reflejo difícil de explicar. Fue una escena tan sumamente profunda que todas nos quedamos emocionadas y como con ansiedad.

Imagen relacionada


Tras este instante. surgió la pregunta de: ¿Qué puedes tener para ser idónea para este papel?
Pilar me dijo que pensara si podía haber atravesado instantes parecidos como víctima y también que reflexionara sobre la figura paterna que tenía. Comprendí que había ocupado ese lugar por todo lo contrario a lo que sería lógico, mi padre es quien más confianza y cercanía me inspira de mi familia, y es quien tiene el rol comunicativo, comprensivo y cariñoso que suele asociarse a la madre. Paula, me aclaró que me había elegido, precisamente por mi apariencia vital y alegre, y porque además de que sería un reto personal de controlar mis impulsos, me veía capaz de hacerla cambiar ese chip interno de rechazo al hombre.

Algo que aún no me cuadra, es por qué en el sueño, este hombre es de baja estatura y gordo. No entiendo qué conexión puede tener... y qué significará que no le ponga a su misma altura.

Jamás olvidaré ese instante que aunque requirió salir más tarde, mereció la pena y, que hasta el momento, es de los más relevantes y significativos que me llevo de esta experiencia.

Gracias por leerme.
¡Buen final de martes y resto de semana! 😘😘😘😘
Sara Roldán Arcos

domingo, 2 de abril de 2017

GREY


Hoy estoy aquí para contar lo que sentí en la última clase que tuvimos. Se trataba de una clase completamente diferente a la de otros días, pero como siempre con la esencia de esta asignatura. Siempre haciendo cosas diferentes y fuera de lo corriente.
Para comenzar voy hablar del color gris y todo lo que conlleva este color tan especial y para mi tan contradictorio. Soy una persona que muchas veces viste de oscuro, no sé porque exactamente, imagino porque es cuando más cómoda y mejor me siento conmigo misma. No soy de poner muchos colorines porque es entonces cuando veo a otra persona que realmente no soy yo. Creo además que eso define mucho a una persona, pero a la vez engaña. La forma en la que uno viste si que nos define a todos un poco, pero desde luego y como mucha gente “superficial” piensa no hace conocer de verdad como es la persona por dentro. Cada uno es libre de ir como le de la real gana y no por eso va a tener una personalidad u otra definida. Ciertamente, esto pasa mucho hoy en día. Cada vez importa más lo material y menos el interior. Nuevamente la sociedad esta con los ojos vendados.
El color gris, según lo que he ido buscando es un color que representa la humildad, inseguridad, conformismo e indiferencia. También dicen que es representante de todas las miserias que acaban con la alegría de vivir y es un color triste, apagado y preocupado. Representa por así decirlo todo lo lejano, lo triste…
Pero, claramente yo no me siento así para nada cuando llevo este color. En realidad, ningún color determina mi estado de ánimo. Se trata de separarlo, no tiene nada que ver la ropa que lleve, con el estado de ánimo que tengo. ¿O quién sabe, quizás últimamente este vistiendo más oscura y más “invisible” porque no me encuentro verdaderamente a mí misma, no me siento segura y prefiero pasar desaperciba y esconderme? Quizás. No lo sé la verdad. Soy una montaña rusa de emociones. Soy capaz de hacer que algo me importe muchísimo y a la vez consigo separar las cosas y si no quiero que algo me importe, freno, pienso y muchas veces consigo olvidarlo. Claramente, no siempre.
Volviendo a la representación del color gris. No creo que acabe con la alegría de vivir. El color gris, nunca es negro y nunca es blanco. Como he leído, es como la debilidad del negro y la pobreza del blanco. Es decir, que no lo consideran algo “fuerte” es algo intermedio. Como muchas cosas en la vida y a lo mejor muchas personas.
Respecto a la frase de las ganas de vivir, no la comparto para nada. Ningún color ni nada, puede representar lo contrario. Para mí, el color gris desde mi punto de vista puede ser como un puente, un “quizás”, un “no sé”, como muchas cosas juntas a la vez, como dije antes como una montaña rusa.
Es color gris es como algo flexible, algo amoldable. Como cuando te pones canciones tristes cuando estas triste y acabas más triste aún o, al contrario, te pones canciones felices y acabas más feliz todavía. Es raro, es como algo diferente y especial a los demás. No creo que sea algo sucio, porque así lo siento como despectivo, por eso diría algo más diferente o especial. Siento el gris, como una persona que está perdida e intenta buscar algo nuevo, pasar unos andamios para encontrarse con algo mucho mejor de lo que tiene, así como el color negro o el blanco, es como ir construyendo un andamiaje para poder conseguir lo que uno quiere de verdad.
Por ejemplo, imaginemos un día gris, en el que ni nieva, ni llueve, este nublado, es como he explicado antes un puente, un intermedio. Seguramente acabe nevando, y se vuelva todo blanco o al revés, caiga una tormenta y se vuelva todo negro. De ambos lados sacamos cosas positivas. ¿A quién no le gusta un día gris cuando de repente comienza a nevar?

Dejo por aquí un video de la técnica que utilizamos para pintar sobre el papel, primero con el color gris, plata en este caso, solitario, sin ningún miedo y dejándonos llevar. Más tarde decidimos tirarnos a la piscina y acompañar al color plata de todos los demás colores, porque lo bueno no es algo solo, algo que se cierra en sí mismo, sino algo que abre la mente, que se deja llevar y que arriesga con todo lo que se le pone delante.



Creo que la clave de sentir el gris o no dentro de nosotros, es como nosotros lo pensemos o lo queramos sentir. Para cada uno será un mundo diferente porque cada uno de nosotros somos especiales en nuestro mundo. 

¡A fluir!



Aldara 

jueves, 30 de marzo de 2017

ARMONÍA ESPIRITUAL


¡FELIZ DÍA! 

Hace un mes mi tía me regaló un libro que se llamaba: “El monje que vendió su Ferrari” y me dijo que por favor me lo leyese que era un libro increíble y no sé por qué sentí la corazonada de que tenía que leérmelo, ya que no soy una persona que le guste mucho leer y me cuesta mucho acabarme un libro. 

Este libro me ha hecho darme cuenta de muchísimas cosas que hasta ahora no me había parado a pensar, cuenta la historia de un señor que decide dejar su lujosa vida para alcanzar la armonía espiritual. En definitiva lo que el libro te cuenta es que para poder ser feliz y alcanzar la paz espiritual debemos hacer lo que realmente queramos hacer, por ejemplo si a mí me gusta cantar debería de dedicar mi vida a la música ya que de esta manera mi trabajo no será un trabajo sino que para mí será un placer. Esta reflexión me hizo darme cuenta de que ahora mismo no sería capaz de decir que es lo que a mí me podría llegar a ser feliz como para alcanzar mi propia paz espiritual. Por lo tanto he decidido que de ahora en adelante voy a empezar a buscar eso que consiga hacerme tan feliz. 

Además el libro nos hace ver la cantidad de pensamientos negativos que llegamos a tener en un día,  por los cuales no llegamos a alcanzar la paz.  Recapacitando tiene sentido ya que si realmente lo piensas a lo largo del día te vienen un montón de pensamientos negativos por ejemplono quiero levantarme de la cama, que aburrimiento de día… O cosas así yo por lo menos si lo pienso día tras día. Tras darme cuenta de esto he decidido dar la vuelta y cambiar esos pensamientos negativos por pensamientos positivos que me hagan estar más feliz y relajada durante el día. Soy consciente de que es algo que cuesta mucho trabajo ya que muchas veces, por lo menos yo, pienso en cosas negativas casi sin darme cuenta pero lo más importante es tener las ganas de querer cambiar. 

Por lo tanto lo que debemos hacer es dar la vuelta a la tortilla y ver lo bonito y positivo de la vida ya que somos unos afortunados. Además la vida es demasiado corta como para pasar la mayoría de esta con pensamientos negativos.  

Se el cambio que quieras ver en el mundo” Mahatma Gandhí 

FIRMADO: PILAR GARCÍA RUBIO